¿Cómo se deben usar las zonas comunes?

¿Qué se consideran zonas comunes de una comunidad de propietarios?

Una de las grandes dudas que se generan dentro de una Comunidad de Propietarios, es el uso que se le puede dar, o no, a los elementos comunes. En muchas ocasiones, el mal uso de ellos generan ciertos problemas de convivencia entre propietarios.

Antes de nada, tenemos que tener claro a qué nos referimos cuando hablamos de elementos comunes, ya que es fundamental para determinar si es de uso común o no.

Las zonas comunes son aquellos elementos o servicios de un mismo edificio, que son necesarios y útiles para el uso y disfrute de todo el edificio general.  Para entenderlo de forma más detallada, el art. 396 del Código Civil recoge en él los diferentes elementos que se consideran comunes.

  • Suelo, vuelo, cimentaciones, cubiertas.
  • Elementos estructurales (pilares, vigas, forjados y muros de carga)
  • Fachadas: teniendo en cuenta  terrazas, balcones y ventanas, incluyendo además, su imagen o configuración, los elementos de cierre que las conforman y sus revestimientos exteriores.
  • Portal, escaleras, porterías, corredores, pasos, muros, fosos, patios, pozos y los recintos destinados a ascensores, depósitos, contadores, telefonías y otros servicios/instalaciones comunes.
  • Ascensores e instalaciones comunes
  • Conducciones y canalizaciones para el desagüe y suministro, incluyendo las de aprovechamiento solar, las de agua caliente sanitaria, calefacción, aire acondicionado, ventilación o evacuación de humos, las de detección y prevención de incendios, las de portero electrónico y otras de seguridad del edificio (antenas colectivas y demás instalaciones audiovisuales y/o telecomunicaciones)
  • Servidumbres y cualesquiera otros elementos materiales o jurídicos que por su naturaleza o destino resulten indivisibles.

Todos ellos conforman las zonas comunes de un edificio. Una vez entendido cuáles son los elementos comunes de un edificio, tenemos que saber cómo usarlos.

 

Normas de uso de las zonas comunes

En base al artículo del epígrafe anterior, éste mismo afirma que Cada partícipe podrá servirse de las cosas comunes, siempre que disponga de ellas conforme a su destino y de manera que no perjudique el interés de la comunidad, ni impida a los copartícipes utilizarlas según su derecho”

El buen uso de los elementos comunes viene dado por la utilización que les da cada propietario. Tal y como refleja el artículo anterior, todo propietario tiene derecho al uso de los elementos/zonas comunes, siempre y cuando su uso sea el correcto y no perjudique al resto de la comunidad de propietarios.

Es por ello que el art. 6 de la LPH refleja que para poder evitar el mal uso de los elementos comunes, se pueden establecer una serie de normas de régimen interior. Éstas obligan a cumplirlas tal y como se redactan  por cada uno de los propietarios.

Para regular los detalles de la convivencia y la adecuada utilización de los servicios y cosas comunes, y dentro de los límites establecidos por la Ley y los estatutos, el conjunto de propietarios podrá fijar normas de régimen interior que obligarán también a todo titular mientras no sean modificadas en la forma prevista para tomar acuerdos sobre la administración”

 

¿Qué tipos de normas se pueden incluir en las comunidades de propietarios?

Estas normas de régimen interno pueden incluir propuestas de cuestiones que facilitan la convivencia en la comunidad. En ellas se pueden incluir aspectos como:

  • Horarios de la piscina
  • Prohibir el uso del garaje para almacenar objetos que no sean vehículos de motor
  • Regular el uso del ascensor entre propietarios que lleven mascotas y propietarios que no las lleven.
  • Horarios de ruidos, música y celebraciones
  • Limitar el número de acompañantes que no pertenezcan a la comunidad, para el uso de los elementos comunes, especialmente en piscinas y pistas deportivas.
  • Regular la realización de obras dentro de un inmueble, comunicándoselo al presidente y fijando unos horarios.

Estas son algunos ejemplos de normas  que se pueden incluir en la normativa de régimen interno. Sin embargo se pueden redactar todas aquellas que afecten a cada comunidad de propietarios, con el fin de evitar conflictos vecinales y así, mejorar la convivencia.

 

imagen: freepik

By |2019-07-12T12:36:57+02:00julio 12th, 2019|Sin categoría|
CONTACTA CON NOSOTROS