El problema con los Okupas

La gran preocupación de todo propietario, aparte de convivir con vecinos molestos y otros tipos de problemas, es que nos ocupen nuestra vivienda cuando nos  marchamos de viaje o incluso en el momento en que entramos y salimos de nuestra casa, dejándola vacía por un momento.

Por ello, necesitamos conocer una serie de método para intentar evitar estas ocupaciones, y poder quedarnos más tranquilo cada vez que salimos.

Lo principal de todo, es colocar una alarma en nuestra casa, ya que es el principal sistema de seguridad para evitar robos, también nos permitirá dar el aviso urgente en caso de que también intenten ocupar nuestra casa.

Un método también efectivo, es colocar una puerta blindada, que no facilite la entrada de intrusos, aunque sin duda, ésta es una de las medidas menos económica. Sin embargo, este tipo de puertas nos proporcionará una gran resistencia y una cerradura de seguridad.

Otra medida para evitar estas ocupaciones, son los sistema de seguridad por videovigilancia. Este método es el más usado comúnmente, no sólo en una vivienda, sino en cualquier tienda, restaurante, o lugar en el que se quiera vigilar la entrada y salida de personas. Este sistema permite registrar en un software, todas las grabaciones durante 30 días legalmente, a menos que se necesiten esas grabaciones para demostrar algún hecho ante el juez, por lo que en el caso de que entren okupas en nuestra vivienda, conseguiremos la identificación de éstos.

Una vez puesta en marcha alguno, o todos los métodos dicho anteriormente, podremos intentar evitar la ocupación de nuestra vivienda. A pesar de esto,  algunas vivienda siguen sufriendo estas ocupaciones, ya sea por la falta de métodos de seguridad, o porque simplemente este tipo de personas han conseguido superar todos los obstáculos de seguridad.

La pregunta que nos hacemos una vez que nos damos cuenta que han conseguido entrar en mi casa, y que además nos han cambiado la cerradura… ¿y ahora qué?

Gracias a la entrada en vigor de la Ley 5/2018, conocida más bien por la ley de desahucio exprés, y cuyo objetivo es acelerar el proceso de desalojo de los okupas de viviendas de forma ilegal. Con esta ley, el propietario podrá recuperar su vivienda en un plazo máximo de 30 días. Aunque esto dependerá también del trabajo que tenga el juzgado de primera instancia, pudiéndose retrasar el plazo hasta los 3 y 5 meses.

Esta nueva ley exprés no beneficia todas las ocupaciones. Por un lado ayudará a agilizar el proceso de recuperación en caso de que se trate de una vivienda habitual o segunda vivienda (vivienda de vacaciones). Por otro lado, para ocupaciones en locales de negocio, o cualquier fondo de inversión, no se podrá realizar un desalojo exprés, por lo que se recurrirá al desalojo habitual.

Pues bien, si lo que nos preocupa es la ocupación de nuestra vivienda, los procedimientos a seguir son:

  1. Demanda: lo principal de todo cuando nos ocupen una vivienda, es reclamar la posterior recuperación. Debemos interponer una demanda, presentando junto a ella la documentación que acredite que somos los propietarios o arrendatarios de esa vivienda.
  2. Identificar a los okupas: puesto que el demandante no tendrá ninguna identificación de los ocupantes, éste podrá demandarlos de forma genérica. El funcionario que la notifique podrá acudir con ayuda de la policía
  3. Ayuda de los Servicios Sociales: una vez puesta en marcha la demanda, se comunicará a los servicios sociales la posibilidad de adoptar medidas para la protección de las personas desalojadas, con una reubicación en un plazo de 7 días, siempre y cuando cuenten con el  consentimiento nuestro.
  4. Proceso Judicial: una vez admitida la demanda con la necesaria documentación de que el demandante es propietario o arrendatario, el juzgado requerirá en un plazo de 5 días desde que se notifica la demanda al receptor, en este caso el okupa,  la aportación de un título que justifique el porqué está en esa vivienda. En caso de que no se aporte ninguna documentación en ese plazo, algo muy común en las ocupaciones ya que no tienen ninguna forma de demostrar que están en “su casa”, el tribunal ordenará en auto la entrega de la vivienda al propietario o arrendatario del inmueble.
  5. Sentencia: si el propietario ha demostrado con su documentación de que la propiedad es suya, y que la persona que ha ocupado la vivienda no presente ningún título ante el juez de porqué está en esa vivienda, se procederá a dictar sentencia.

Con esta sentencia permitiremos, de forma inmediata, la posterior ejecución y desalojo de las personas instaladas de manera ilegal.

Imagen: freepik

By |2019-06-14T13:35:58+02:00junio 14th, 2019|Sin categoría|
CONTACTA CON NOSOTROS