La elección del Presidente de la Comunidad y Administrador de Fincas

Llegó el día de la reunión de vecinos.

En la comunidad de vecinos El Bosque, los propietarios se han reunido para pensar cómo gestionar los pequeños problemas o dudas que vayan surgiendo en la urbanización.

Aún no tienen presidente de la comunidad y no saben muy bien cómo comenzar a organizar los cargos y las responsabilidades que debe tener cada uno dentro de la comunidad.

«¡Qué comience la sesión!»

Aunque no tengan 100% una cabeza presidencial oficial, Clara se ha ganado cierta atención de sus vecinos por esa actitud pro-activa e iniciativa de reunión entre todos. Así que, actúa como líder y empieza a hablar para romper un poco el hielo entre todos.

Pasadas las presentaciones pertinentes, se ha creado un ambiente más relajado y distendido en aquella pequeña salita de la cabaña comunitaria. Hay muchos temas que tratar, ya que, de momento, han sido ellos mismos lo que han ido intentando mantener la comunidad limpia, segura y funcional. Pero ya casi han colgado el cartel de “comunidad completa” y cada vez queda más el en aire quién hace qué por la comunidad.

El primer punto a tratar es la elección del presidente de la comunidad. Este paso fue rápido y sencillo, ya que, tras una votación a mano alzada, Clara es escogida como presidenta.

El segundo punto del día, era la búsqueda de un administrador de fincas que le ayude a ir gestionando y solventando la necesidad de encontrar a una buena empresa de limpieza y mantenimiento, y seguridad, ya que al ser una zona residencial a las afueras, queda un poco más desprotegida de la vigilancia dentro del casco de la ciudad.

Hay algunos vecinos que siguen sin estar convencidos de que necesiten a una persona para organizar y resolver problemas en la urbanización, pero pronto…muy pronto, se darán cuenta de que este puesto es fundamental para que todo marche sobre ruedas.

Uno de los propietarios, Carlos Rodríguez… el de la bonita casa del abeto, vivía con sus padres en otra urbanización de la zona de Palacio de los Deportes y su comunidad funcionaba al 100% gracias a su administradora Fina, una señora rápida en su trabajo y avispada que daba soluciones a todo tipo de problemas que podían surgir durante las 24 horas del día…365 días al año. Una mujer enamorada de su trabajo, sociable, cercana y que al cabo de los años resultaba casi familiar. Cuidaba de que todo funcionase como si fuese su propiedad y esta era una de las razones por las que era una buena opción para El Bosque.

Fina era efectiva, sabía qué había que hacer si se rompía una tubería, si las humedades se colaban por los diferentes hogares, si el parking o las zonas comunes se mal utilizaban o si algún vecino estaba interrumpiendo la seguridad o la privacidad de otro…por poner algún ejemplo.

Casi unánimes en la decisión, los vecinos de estos 19 hogares decidieron contactar con esta profesional y contratar sus servicios, y así Fina comenzó a cuidar por el funcionamiento de esta finca a las afueras de la ciudad malagueña.

Miércoles de la semana siguiente, seis de la tarde en la cabaña de reuniones…

«Buenas tardes, soy Fina y soy vuestra nueva administradora de finca, encantada!»

 

¿Cuáles son las funciones de un presidente?

Funciones del presidente de la comunidad de vecinos:

  1. Requerir el cese de actividades molestas (si un vecino realiza actividades que interrumpen el bienestar de la comunidad: basura, fumar en espacios comunes, uso indebido de las instalaciones, ruido…). Es responsabilidad del presidente de la comunidad, bien por iniciativa propia o a petición de cualquiera de los propietarios, pedir el cese de dichas actividades, si no terminan, se iniciarán las acciones judiciales que procedan.  
  2. Desempeñar las funciones de secretario y Administrador de Fincas. Tal y como se desarrolla en el Artículo 13.4 de la Ley de Propiedad Horizontal: “Las funciones del secretario y del Administrador serán ejercidas por el Presidente de la comunidad, salvo que los Estatutos o la Junta de propietarios por acuerdo mayoritario, dispongan la provisión de dichos cargos separadamente de la presidencia”.
  3. Convocatoria de Junta de Propietarios. El presidente deberá convocar juntas indicando el orden del día, el lugar, hora y fecha de la junta y si se celebrará en primera o segunda convocatoria. La Junta deberá reunirse al menos una vez al año para la aprobación de los presupuestos y de las cuentas anuales y también podrá reunirse a petición del presidente o cuando sea solicitado por  una cuarta parte de los propietarios. Antes de la junta, deberá recoger las peticiones y sugerencias de los propietarios para incluirlas en el orden del día siempre que proceda. Además, deberá presidir la junta y supervisar el correcto funcionamiento de la misma).
  4. Cierre del acta. El presidente deberá cerrar el acta de la junta de propietarios incluyendo su firma y la del secretario (siempre que exista esta figura) dentro de los 10 días naturales de la fiscalización de la reunión.
  5. Representar a la comunidad en la contratación de obras y servicios. Será responsable de firmar los contratos de instalación y/o mantenimiento de servicios como limpieza, conserjería, jardinería, ascensores, video-vigilancia, etc, con el previo consentimiento de los propietarios, así como la contratación de servicios con carácter urgente.
  6. Exigir judicialmente el pago de deudas. Deberá informar sobre el estado de deudas. En caso de que existan propietarios morosos, deberá exigir judicialmente (previo acuerdo en junta) el pago de las deudas. Además, deberá informar al propietario moroso.
  7. Representar judicialmente a la comunidad. Será el presidente quien la represente en toda acción judicial previa autorización de la junta de propietarios ya que, la comunidad de propietarios no tiene personalidad jurídica propia y el Administrador de Fincas no puede representarla.

 

Aclara que, el presidente elegido, está obligado a cumplir con sus obligaciones y no puede negarse a aceptar dicho puesto. La elección se puede hacer mediante votación, sorteo o rotación. Solo existe una manera de evitar cargar con el puesto, y es presentado ante un juez un escrito indicando por qué motivos el seleccionado está incapacitado para el puesto (edad, alguna minusvalía o discapacidad). Existe la opción de que el presidente de la comunidad cobre o no un pequeño salario, pero eso queda en vuestras manos.

Tras esto, se decidió que en la cuota de comunidad se incluyese un  pequeño honorario para Clara por sus labores de presidenta y así se dio por finalizada la primera reunión oficial del Residencial El Bosque.

 

(imagen: Freepik)

By |2019-07-24T10:18:07+02:00marzo 11th, 2019|Sin categoría|
CONTACTA CON NOSOTROS