¿Qué hacer ante un vecino ruidoso en la comunidad?

¿Qué debemos hacer si los hábitos de vida de un propietario de la comunidad está invadiendo tu intimidad y comodidad en el recinto?

¿Se puede denunciar a un vecino ruidoso? ¿Qué pasos propone seguir un Administrador de Fincas?

Si vives en una comunidad de vecinos, por muy pequeña que sea, siempre surgen conflictos entre propietarios que, a veces, no sabemos resolver o simplemente cómo actuar en esa situación.

 

¿Tienes un vecino que, bien por fiestas repentinas, veladas que se alargan hasta pasada la media noche con charlas que se escuchan hasta en el último rincón del residencial? 

Si te sientes identificado con alguna de estas situaciones, estos son los pasos que debes seguir:

Plan A:

En primer lugar, recurre a conversar con él o ella. Si el vecino es consciente, cesará o reducirá el volumen para que ambos podáis seguir disfrutando de vuestras vidas sin entorpecer al de al lado.

En caso de que las verbenas no paren, recurre al presidente/a de la comunidad para transmitirle la queja de una manera más formal y seria en forma de aviso.

Si nos encontramos con un vecino rudo e indiferente a cualquier advertencia cordial, deberemos acudir al plan B.

 

Plan B:

Plan alternativo y más agresivo que el A cuando encontramos a un vecino demasiado cansino.

El plan B, incluye medidas profesionales, como medición de ruido y presencia de la Guardia Civil. Para ello, necesitaremos la ayuda de expertos en el tema, así que apóyate en tu administrador de fincas. Las medidas incluyen:

  1. Si el vecino molesto continúa con su actividad, haciendo caso omiso a la petición formal del presidente, la Junta de Propietarios puede acordar, si se incluye en el orden del día de la reunión, iniciar procedimiento judicial contra el vecino que ocasionan los ruidos que perturban a la Comunidad.
  2. Para interponer la denuncia ante el vecino ruidosos, se deben reunir todas las pruebas posibles que identifiquen la actividad molesta del vecino. Para ello, se procederá a una medición de ruidos, ya sea mediante un perito particular o bien llamando a la Policía.
  3. El procedimiento debe ser asesorado por un experto legal. Un abogado que estudie el caso detenidamente y nos ofrezca los pasos a seguir a continuación para actuar contra los vecinos ruidosos.

 

Ante esto, la oveja negra del residencial tendrá que acarrear con las consecuencias económicas pertinentes, aprender a vivir en comunidad y armonía con sus vecinos y recordando siempre que la intimidad de una persona en su hogar acaba cuando se interrumpe la de sus vecinos.

By |2019-07-04T10:28:44+02:00marzo 11th, 2019|Sin categoría|
CONTACTA CON NOSOTROS